Logística integral, la clave del éxito

La gestión coordinada de procedimientos, tecnologías, equipo humano y materiales en el sector de la logística puede atenderse desde una visión global e integrada, una perspectiva que, definida como logística integral, se presenta como una ventaja competitiva al aumentar la rentabilidad y eficiencia de los procedimientos.

¿En qué se basa la logística integral? Como prestación de un servicio, este modelo se basa en un análisis y diseño de todas las acciones que conforman las operaciones logísticas por parte del operador logístico especializado, atendiendo a la parte estratégica y también a la operacional: desde las actividades de compra, el transporte y distribución, así como el almacenaje, el control de inventario y la reposición. En este sentido, podrían resumirse en tres los objetivos prioritarios de la logística integral:

  • Asegurar la trazabilidad a lo largo de toda la cadena de suministro.
  • Optimizar los recursos económicos.
  • Asegurar la disponibilidad del producto en la cantidad, tiempo y lugar más óptimos.

Además, en la gestión integral de la logística tienen un papel fundamental las últimas tecnologías. Las diferentes soluciones tecnológicas encaminadas a optimizar recursos, y las posibilidades de adaptación de cada una de ellas a cada cliente, han permitido abordar toda operación logística con mayor eficiencia, gracias a la automatización de tareas, a la aplicación de la robótica o al control en tiempo real del proceso logístico a través de las posibilidades que ofrece el Big Data o tecnologías como el Internet de las Cosas.

Por otro lado, cuando hablamos de logística integral debemos tener en cuenta no sólo el análisis previo que el operador logístico realiza para conocer la situación y necesidades del cliente, sino la tarea de verificación continuada que permita detectar nuevas necesidades y analizar alternativas y recursos disponibles.

De este modo, optar por una logística integral permite al cliente despreocuparse de tareas muy diferentes, desde los planes estratégicos hasta la gestión in situ de espacios de almacenamiento. Se trata, en definitiva, de crear un pequeño ecosistema, donde el operador gestiona la coordinación de todas las actividades necesarias para asegurar la disposición del material o productos en el lugar y momento oportunos con el objetivo de obtener los mejores y más eficientes resultados.

Ventajas de la logística integral

  1. Mayor productividad.
  2. Eficiencia en el control de inventario.
  3. Reducción de costes operacionales.
  4. Disminución del error humano
  5. Reducción de stock a través de una rápida rotación de inventario.
  6. Eficacia de la comunicación bidireccional entre proveedor-cliente.
  7. Trazabilidad de productos asegurada.
  8. Optimización de rutas de transporte.

Este modelo de logística integral es el que hemos venido desarrollando en Cogesa desde hace 25 años, el que nos ha permitido ofrecer una máxima rentabilidad a hospitales y centros sanitarios a través de la gestión logística sanitaria y biosanitaria integral: procesos de recepción de material sanitario, desarrollo de herramientas para optimizar el almacenaje en planta de hospitales, traslados de materiales biosanitarios, preparación de pedidos o reposición en puntos de consumo son algunos de los procedimientos que se abordan desde la logística integral de nuestra compañía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s